miércoles, 18 de julio de 2012

Amores prohibidos.

Cógeme de la mano y llévame lejos, 
donde el mundo rompa sus reglas y los jueces no existan.
Piérdete conmigo en un oscuro rincón de un bosque,
donde no haya pisado nunca el ser humano.
Llévame a la montaña mas alta 
y cógeme de la mano para disipar mis miedos.
Abrázame y deja que el tiempo se pare, 
como si el futuro no nos importara, y el mañana fuera hoy.
Déjame susurrarte al oído palabras prohibidas, 
que inventaré esa noche para ti. 
Sueña jardines como mares de hierba, 
donde pueda tumbarme a mirar las estrellas contigo.
Bésame… como si nadie nos viera.

Javitxu.  Julio/2012

11 comentarios:

  1. amores prohibidos como las olas de mar , como la pluma de un poeta , como la espina de un rosal , como un Corazón que llora , porque nunca quiso amar.

    ResponderEliminar
  2. Amores, como los que fueron prohibidos hasta que hubo quien se puso, la "legislación", a revisar.

    La vida es puro LSD (Love, Sensuality, Devotion). A partir de ahí, hay cerebros que gobiernan sus vidas definiendo otros cánones. (...aunque mejor sea no haciendo daños colaterales...)

    ;)

    ResponderEliminar
  3. Odio las prohibiciones, sobre todo las del corazón...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Co mo no iba a enamorarme de una personita que piensa tan bonito? A mi me dices eso mirándome con esos ojos tuyos y te sigo al fin del mundo... más allá.
    Te ataré a mi como Peter Pan hizo con su sombra para no perderte nunca.
    Te quiero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias preciosa, átame bien que no me caiga. :-****

      Eliminar
  5. El amor se puede prohibir.. sólo de "boquilla" , es insano.. pero a veces necesario. Muy hermoso JVM ;)

    ResponderEliminar
  6. Las peores prohibiciones son las que nos hacemos a nosotros mismos, obligándonos a olvidar, prohibiéndonos a amar. Decía Mario Benedetti: "Me gusta la gente capaz de entender que el mayor error del ser humano es tratar de sacarse de la cabeza aquello que no sale del corazón" ¡Y qué razón tenía!

    ResponderEliminar